¿Qué tan reciclables son los tipos de plástico?
20 Mar 2020

¿Qué tan reciclables son los tipos de plástico?

Se ha vuelto común la noción de que todos los tipos de plástico son reciclables al mismo nivel. Es cierto que, en esencia, se manufactura el material para poder reusarse, pero cada tipo de plástico posee una complejidad diferente, que hace más o menos viable el que pueda disponerse del mismo nuevamente. Por ejemplo, el tereftalato de polietileno o PET es altamente reusable, tanto que, por cada nuevo uso, su calidad aumenta. Por otro lado, tenemos que el policloruro de vinilo, o PVC, atraviesa un proceso regenerativo tan complejo que resulta en niveles de contaminación sustanciosos.

Por lo tanto, se vuelve importante conocer nuestros residuos plásticos a profundidad y entender cómo separarlos correctamente y que puedan ser aprovechados de manera efectiva. Eso determinará el éxito y la altura del alcance de las políticas de reutilización de los desechos de nuestra ciudad, e imprimirá una cultura de reciclaje más consciente en la ciudadanía.

¿Cómo es la cadena de procesos del reciclaje de residuos plásticos?

Se trata de una línea de eventos bastante simple, que comienza con el depósito de nuestros residuos plásticos de manera clasificada, preferiblemente, en los contenedores amarillos de nuestro urbanismo. De allí, los plásticos son llevados a las plantas de selección.

Después, las piezas se clasifican por su composición y colores. Luego se rompen y se trituran en pequeños trozos o bolitas que servirán como base para fabricar cualquier otro producto plástico. Es importante destacar que, si todas las piezas son de la misma densidad y color, la elaboración de las granzas (Esos pequeños pedazos y bolas de plástico), es más sencilla y barata, resultando en un ahorro económico en relación con los colorantes. Otra razón de peso para separar correctamente nuestros residuos.

Tras separar los plásticos por composición y color, y antes de que sea triturado, se retiran todo tipo de impurezas (Cómo adhesivos de papel) y se pasan a lavado y tratamiento. Ya que el material es reducido a pequeñas partículas, se realiza una limpieza adicional, que elimina el restante de impurezas que sean más densas, que son retiradas hacia abajo.

El reciclado del plástico termina con el secado y centrifugado de las granzas. Una vez que están secas, se exponen al calor, para así unirlas y moldearlas, de modo que se conviertan en nuevos envases, embalajes, aparatos, utensilios y otros.

Viabilidad del reciclaje del plástico según su tipo

Es la creencia popular que todo tipo de plástico se puede transformar en nuevos productos. Y eso no es del todo incorrecto, pero por lo general, las empresas procesadoras del material prefieren unos tipos sobre otros, debido a que la viabilidad del reciclaje del plástico varía, pues existen factores como la complejidad de los procesos, el tiempo de tratamiento, y la contaminación resultante, que afectan la variable mencionada.

Ahora te presentaremos con los tipos de plásticos, son los siguientes:

Tereftalato de Polietileno (PET, PETE): Es uno de los que tiene mayor presencia en los implementos y productos que usamos comúnmente. Se usa mayormente para la fabricación de botellas de agua o refrescos. Posee una alta resistencia al vapor y a los gases; su restauración es muy viable, ya que, con cada reciclada, su calidad aumenta.

Polietileno de alta densidad (PE-HD, HDPE): Es uno de los tipos de plástico más resistentes, por lo que se usa para la manufactura de envases de lácteos, zumos, champú, perfume, detergentes y otros. Es duro y en su mayoría, tiene superficie corrugada. Su viabilidad de reciclado es regular; por su dureza, tarda un poco más en ser triturado.

Policloruro de vinilo (PVC): Es el más resistente de los plásticos, por lo que tiene una aplicación principalmente industrial. Con este, se hacen tuberías, revestimiento para cablería, recipientes para derivados del crudo, y químicos altamente corrosivos; detergentes y mangueras comunes. Su restauración es altamente compleja, y contamina tanto que hace poco viable su reciclado.

Polietileno de baja densidad (PEBD, LDPE): Este es el material del que están hechas las bolsas de desechos, las fundas de alimentos, las botellas exprimibles y tapas flexibles. Su restauración permite manufacturar tuberías y nuevos envases, con un nivel de viabilidad de reciclaje alto.

Polipropileno (PP): Con este tipo de plástico es posible producir envases de yogurt, utensilios médicos, contenedores de cocina, vasos, sorbetes, cubiertos desechables y platos y otros. Al reciclarse, se usa para manufacturar escobas, cepillos para lavar y bandejas, con una viabilidad alta, debido a que no se necesita mucho tiempo o energía para procesarlo.

Poliestireno (PS): A pesar de que se utiliza para crear una inmensa cantidad de implementos, como platos, envases para medicamentos, helado, margarina, yogurt, huevos, carne, material electrónico, espuma de embalaje y más, este es uno de los materiales menos viables para reciclar, precisamente porque viene acompañado, generalmente, por restos de comida. En algunos países, se descarta el manufacturar ciertas clases de implementos con ciertos tipos de plástico, por temas de seguridad alimentaria. Por ejemplo, en España, el plástico PET es usado sólo para la fabricación de botellas de agua y refrescos, siempre y cuando el envase contenga un mínimo de 50% de plástico no reciclado.