La madera plástica es una opción sostenible
06 Nov 2020

La madera plástica es una opción sostenible

La madera no solo crece en los árboles. Actualmente, se ha desarrollado un nuevo material que combina el plástico reciclado con restos de madera. De esta mezcla, nace este valioso elemento resistente y reutilizable cuyo uso contribuye a la disminución de tala en el mundo.

Para la fabricación es necesario recolectar varias toneladas de plástico, lo que hace de ella participe de una economía circular. No solo es el método de creación lo que la hace sostenible, sino que tiene usos ilimitados hacia la industria mobiliaria y de construcción, considerando sus usos en el sector de la ganadería y la agricultura. También, se ha fortalecido en el mercado de la decoración: escritorios, terrazas, muebles, sillas, mesas, graderías, y más.

Un aspecto a destacar es que no es corrosiva ni inflamable, además es altamente resistente a los rayos ultravioleta, a la humedad y a diferentes condiciones climáticas. Factores que la convierten en un material deseado por su duración y resistencia.

¿Cómo se realiza?

Los materiales más frecuentes para fabricarla son: resinas plásticas, polietileno (disponible en densidades altas y bajas de HDPE y LDPE), poliestireno y cloruro de polivinilo. La madera plástica es el resultado de un proceso de varios pasos.

En un principio su color era solo uno, pero con el tiempo los fabricantes han experimentado con múltiples colorantes para poder asimilar a las diferentes clases de maderas tradicionales. Asimismo, esta compite con la tradicional gracias a que puede ser tallada, lijada, cepillada y laqueada.

¿Cuáles son sus beneficios?

●      Su mantenimiento es mínimo y es más fácil de limpiar que el tradicional.

  • Es resistente a los rayos UV, a la sal, el agua y las manchas.
  • No se deteriora ni va cambiando de forma con el tiempo.
  • No se pudre ni se astilla.
  • Para su mantenimiento no se necesita mucho esfuerzo.

Puede ser usada ampliamente en numerosas aplicaciones durables para exteriores condiciones atmosféricas adversas. Entre las aplicaciones más comunes de la madera de plástico reciclado se encuentra el mobiliario urbano, logística, construcción, fincas, industria de alimentos, entre otros. De igual manera, lo conseguimos en elementos para exterior ya que no necesita mantenimiento y presenta alta durabilidad. Algunas muestras de modelos estándar de productos fabricados con este material son: estibas, rejillas, parques infantiles y bancas.

Recientemente, en Ecuador, este nuevo insumo empieza su trayecto y está creciendo a pasos agigantados y ya está siendo tomado en cuenta para implementarse en los distintos mercados debido a sus extensos beneficios.