El plástico y su importancia en la electricidad
11 Mar 2021

El plástico y su importancia en la electricidad

El plástico es un material de gran versatilidad. Cuenta con un diseño y acabado único. Además, presenta diferentes procesos de transformación que cobran protagonismo en distintos sectores. Uno de estos ejemplos es su implementación en la electricidad. Lo podemos encontrar en las fundas protectoras de cables, hasta elementos como enchufes, regletas, conmutadores entre otros.

La electricidad alimenta casi todos los aspectos de nuestras vidas, en el hogar y en el trabajo. En muchos lugares donde encontramos electricidad, también ubicamos plásticos. En la cocina, están los dispositivos que ahorran trabajo; lavadoras, hornos microondas o hervidores de agua.

En la sala de estar está la televisión, el video o el sistema de música, mientras que en el trabajo, podemos usar una computadora o un teléfono. Los plásticos hacen posible el progreso, haciendo que los aparatos eléctricos sean más seguros, más livianos, atractivos, silenciosos, ecológicos y duraderos.

En nuestro siguiente blog, te mencionamos algunos productos fabricados en plástico y que de seguro, utilizas en tu día a día:

Productos de tecnología y de oficina

Los reproductores de CD, los sistemas de DVD, las computadoras personales y los televisores modernos. También los teclados y carcasas de plástico inteligentes y resistentes para teléfonos y máquinas fotocopiadoras.

Electrodomésticos

Los plásticos se encuentran en pomos, manijas y revestimientos de puertas higiénicos y atractivos en las cocinas; accesorios internos en refrigeradores y congeladores; carcasas y tapas de lavadoras y lavavajillas. 

¿Qué hace que el plástico sea invaluable y beneficioso?

Es seguro: Los plásticos no conducen electricidad y, por lo tanto, se utilizan en una variedad de aplicaciones donde se necesitan sus propiedades aislantes. Son especialmente adecuados para productos como secadores de pelo, maquinillas de afeitar eléctricas y batidoras de alimentos, ya que protegen al consumidor del riesgo de descarga eléctrica.

Duradero: Son higiénicos, resistentes y fáciles de limpiar y mantener. No se corroen, como los metales, ni se pudren como otros materiales orgánicos. Son resistentes al aceite y al ácido, una propiedad importante para las herramientas y pueden hacerse fuertes a roturas.

Reciclable: Cuando los productos han llegado al final de su vida útil, muchos de los componentes plásticos se pueden reciclar, para darles una segunda vida y así ahorrar energía y materias primas. Los plásticos de desecho también se pueden incinerar en centrales eléctricas de combustión limpia construidas expresamente para generar electricidad.

Es ligero: Se pueden lograr reducciones sustanciales de peso en herramientas y equipos mediante el uso de plásticos. Y como son más livianos, usan menos electricidad para funcionar, lo que ayuda al medio ambiente.

Diseño único: Pueden ser de cualquier color: transparente, translúcido u opaco; cualquier textura: mate para eliminar el deslumbramiento en la oficina, suave para limpiar fácilmente el equipo de cocina o antideslizante para las manijas. Este material se adapta perfectamente.